Cuando perdemos de vista a Jesús, aunque sea sólo un instante, podemos como Pedro hundirnos en los problemas de la vida. Aún así, Cristo está allí, no se ha ido y si clamas a El, te rescatara y te ayudará a tener fe.

Estoy leyendo Mateo 14:30–31 https://ref.ly/Mt14.30-31 vía @EstudioBiblia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: