Es menester obedecer a Dios antes que a los hombres. Llegar al punto de amar a Dios y serle fiel (en todos los aspectos) por sobre nuestra vida, es el clímax en la vida cristiana, pues es evidencia de que el amor de Dios ha transformado nuestro ser. ¿Tu deseas amar a Dios con todo tu ser? Permite que viva en ti, aceptale como tu Salvador.

Estoy leyendo Salmo 119:87–88 https://ref.ly/Ps119.87-88 vía @EstudioBiblia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: