Cuando se trata de trabajar en la obra del Señor, el consejo inspirado es: mantenerse firme, inconmovible y progresando. Por que al final el Señor a cada uno le dará su recompensa. No puede ni debe haber estancamiento, cada día nuestra labor debe ser mejor que la del día de ayer y eso solo es posible bajo la dirección y guía del Espíritu Santo. Nuestra vida debe ser el cumimiento de su voluntad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: